24 ene. 2009

Una breve introducción

Soy un tipo normal, con una vida normal. Ni rico, ni pobre. Ni muy feliz, ni muy triste. Ni muy alto, ni muy bajo. Ni muy gordo, ni muy flaco. Normal, si bien vaya uno a saber lo que normal significa, pues depende de quien lo mire.
Dice la Real Academia Española en su 22da edición:

normal.
(Del lat. normālis).
1. adj. Dicho de una cosa: Que se halla en su estado natural.
2. adj. Que sirve de norma o regla.
3. adj. Dicho de una cosa: Que, por su naturaleza, forma o magnitud, se ajusta a ciertas normas fijadas de antemano.

Prefiero pensar que me encuentro en mi estado natural, en vez de creer que me ajusto a ciertas normas fijadas de antemano. Así que acá voy a plasmar aquello que por naturaleza se me cruce por la mente y por la vida en general.
A veces me gusta escribir, y otras veces me dedico a la música. Dicen que uno lo hace para encontrarse con uno mismo, pero me gusta más la idea de encontrarme con la música o la escritura, estrecharles la mano y pegarles una corta visita.
Siempre pensé que los blogs acerca de uno mismo son una vaga y desesperada forma de llamar la atención, así que intentaré que este sea el primer y último post exclusivamente acerca de mí mismo, y dedicarme a compartir con el mundo algo un poco más interesante.
Con ustedes, otro blog acerca de nada.